Cómo Proteger tu curso online de descargas no autorizadas

Una de las cosas que más te preocupa al crear tu curso online o tus contenidos digitales es cómo proteger tu contenido y, en especial, cómo proteger tus vídeos contra descargas, asegurándote de que tu contenido digital no pueda ser descargado, copiado o revendido ilegalmente. Lo cierto es que dedicas mucho esfuerzo a crear un curso online y lo último que deseas es que pueda estar disponible fuera de tus canales de venta con la pérdida de ingresos y de clientes que ello puede suponer.

El reto es cómo gestionar la protección de la propiedad intelectual (P.I.), especialmente teniendo en cuenta la realidad de la “economía compartida” de Internet y cuando ni siquiera los grandes estudios Hollywood puede evitar las descargas ilegales, el intercambio de archivos y la piratería. Fíjate en algunas películas o en las series como Juego de Tronos. En este escenario ¿cómo puedes mantener el control y protección de tu propiedad intelectual como creador de contenidos y cursos online?

proteger propiedad intelectual cursos online

Lo cierto es que incluso con toda la tecnología actual, simplemente no podemos proteger plenamente nuestra propiedad intelectual. Al ofrecer tus contenidos en Internet, corres el riesgo de que sea robado, copiado o accedido por personas que no han pagado por ello. Eso es un hecho. Si la gente realmente quiere descargarlo o conseguirlo, lo hará.

El principal riesgo existe en marketplaces como Udemy, en el que es fácil descubrir que cursos que aparen en Udemy, son publicados tal cual por otras personas en mercadolibre.com o foros, quizás por la política de Udemy de convertirse en el marketplace de cursos a 10$. Publicar cursos en Udemy tiene como todo, sus pros y sus contras.

El riesgo de distribución masiva en el caso de tener tu propia plataforma o ser un curso premium es más reducido, entre otras cosas porque llama más la atención, tus propios alumnos te cuidan más y hacen saltar las alarmas …

La buena noticia es que la mayoría de la gente no quiere robar contenido.

Por otro lado, que tu contenido se comparta aún fuera de tus canales de venta, puede tener un lado positivo…en este caso una exposición a personas que de otra manera no tendrías.

Evidentemente, el robo, el plagio y la piratería son amenazas reales para tu negocio de cursos online cuando se lleva demasiado lejos.

Ante casos graves lo recomendable es contactar con los expertos legales más apropiados. A continuación vamos a ver algunos consejos para proteger los contenidos de tu curso online (en especial proteger los vídeos contra descargas) y evitar el riesgo de descargas o de uso fuera de tus canales de venta oficiales.

No obstante vamos a repasar una variedad de tácticas y técnicas que te ayudarán a proteger tus contenidos a la hora de crear y vender cursos en línea.

Algunas soluciones técnicas:

  • Software de gestión de derechos digitales para limitar las direcciones IP para que no se pueda acceder desde diferentes IP
  • Limitar el número de descargas
  • Limitar el número de personas que pueden verla usando DRM o software de gestión de derechos digitales.

El problema de estas soluciones es que perjudica la experiencia de usuario de los alumnos que pagan por los contenidos. En la experiencia, al final dedicas más tiempo a todo esto que los beneficios que te reporta, porque siempre  habrá una forma de copiar o conseguir tus contenidos. Al final resulta más productivo y útil crear una buena comunidad de alumnos y ofrecer algún nivel de personalización o extras que aporte más valor añadido a la versión de pago que al acceso de los contenidos fuera de tu canal de venta oficial.

Por otro lado, si trabajas con tu propia escuela online o plataforma propia para la venta de tu curso online y alojas los contenidos en Amazon AWS, una de las mejores opciones suele ser invertir en  S3 Flow Shield es el mejor plugin que hemos encontrado hasta el momento para proteger los archivos. Lo que hace es generar una URL específica y con duración limitada de tal manera que reduce el riesgo de hot linking y básicamente te protege de perder dinero además de proteger tus contenidos un poco más.

s3flowshield proteger contenidos en amazon aws

Dicho esto, hay algunas maneras en las que puede hacer que sea mucho más difícil para la gente robar a la vez que se mantiene una buena experiencia de usuario.

Lista de soluciones alternativas para proteger tus cursos online:

No permitir la descarga de los contenidos principales

La mayoría de soluciones SaaS de escuelas online así como diferentes plugins de cursos online permiten bloquear la descarga de contenidos por parte del alumno. Evidentemente, todo se puede hacer en Internet pero al menos no lo pones tan fácil. Usar una plataforma que te permita entregar los contenidos de un curso online sin necesidad de descargar todos los contenidos ayuda a reducir el riesgo de descargas ilegales y copias.

Dicho esto, hay más personas que no buscan copiar o descargar ilegalmente que los que lo buscan.

Marca de agua en los contenidos

En especial, es útil poner una marca de agua (logotipo, página web) en los vídeos de modo que si aparecen fuera de tu canal de venta se pueden identificar fácilmente y se puede saber que son copias ilegales.

Aparecer en pantalla

Si utilizas vídeos y dentro de lo posible, es interesante que aparezcas en algunos momentos o tu imagen aparezca de alguna forma (fotos etc) con el fin de no poner tan fácil que hagan un copia y pega de tu contenido o que se revenda tan fácilmente por terceras personas.

Política de devolución

En muchos cursos se ofrece una garantía de devolución de 30 días. Evidentemente, siempre existe el riesgo de la descarga o consumo de contenidos para antes del plazo pedir la devolución fraudulenta.

Por lo general, y tras consultar experiencias de diferentes creadores, lo cierto es que el porcentaje de devoluciones fraudulentas es bajo y ofrecer la garantía suele compensar por el beneficio que aporta tanto al potencial cliente como a tu negocio.

Dicho esto, una manera de proteger tu curso online, en especial si es un curso premium, es mediante el sistema de goteo o “drip” . Esto evita que por ejemplo te pidan una devolución al cabo de 3 días y que veas que han consumido el 100% de 200 horas de contenidos lo cual no es muy viable ni siendo Superman ni SuperWoman. Esto puede ocurrir tanto si cobras un precio fijo como si trabajas con un modelo de suscripción.

La idea es que solo puedan ver los dos o tres primeros módulos durante esos 30 días (o el plazo de garantía que ofrezcas) de manera que las devoluciones pueden ser más honestas y en todo caso el 100% del contenido solo estaría disponible a quién haya pagado.

Usar el sistema de goteo es además muy útil en cursos o programas premium para mejorar la asimilación de contenidos por parte del alumno y que no corra más de la cuenta.

Añadir elementos interactivos

Usar elementos como cuestionarios o encuestas ya que no se pueden copiar estos elementos y solo se dispone del contenido básico.

Personalizar el curso y/o añadir Bonus

Por ejemplo ofrecer masterminds, webinars, sesiones grupales, un grupo de Facebook privado , sesiones de preguntas y respuestas o incluso un tiempo individual hace que cualquier copia pierda valor. Esto reduce el interés en copiar un contenido que se basa solo en vídeos o PDFS.

Crear contenido multimedia

Cuanto más completo sea el contenido más pereza da copiarlo incluso con software específico de descarga.

Dividir el contenido en lecciones pequeñas

Al crear un gran número de vídeos y lecciones además de facilitar el aprendizaje (lo ideal son vídeos máximo de 10minutos que es lo máximo que estamos atentos) hace más difícil o al menos hace más pesada la tarea de copiar o descargar los contenidos.

Entregar un certificado

Puedes ofrecer un certificado personal cuando alguien completa el curso. Así que está disminuyendo el valor de copiar ese curso porque no pueden acceder a ese certificado.

Convertir tu método, enfoque o concepto en algo de conocimiento público

Si tienes un concepto, un enfoque, un proceso o algo que consideres tuyo, en lugar de dedicar esfuerzos a protegerlo a toda costa, haz lo posible para hacerlo muy grande de forma generosa, lo que se suele decir “acuñar” un término. Comunícalo en cada oportunidad que tengas (blog, vídeos, artículos, entrevistas, ebooks, firma de correo electrónico etc) con el fin de que lo identifiquen contigo.

Por ejemplo, Franck Scipion tiene “asignado” al menos en España el concepto de Experto Mínimo Viable, y hay diferentes expertos con métodos o conceptos originales suyos.

Tampoco tienes por qué ser el creador original pero puedes ser el “difusor del concepto” en tu mercado. Yo por ejemplo llevo desde 2014 difundiendo el concepto de la Efectuación en el mercado hispanohablante, con artículos, conferencias, vídeos, etc sin embargo el concepto no es mío y así lo reflejo en todo momento. Lo que hago es que me asocien en cierta manera a ese concepto. Si tú tienes un término o enfoque propio, puedes trabajarlo de esta manera para que lo asocien a ti y de esta forma sea más difícil copiarlo.

Seguimiento del progreso del estudiante a lo largo de su curso

Esto convierte al contenido copiado o descargado menos útil porque se recibe menos atención y el propio estudiante carece del sistema que le indica su progreso en la plataforma. La mayoría de SaaS de escuelas online o venta de cursos te ofrecen esta funcionalidad.

Por ejemplo, al compartir el acceso con otro usuario, solo se puede marcar el progreso de una persona así que para la persona que no ha pagado el curso, se va a sentir como un poco extraño al curso. Si además, empiezan a marcar cada uno su progreso, al final ninguna de las dos personas sabe cuál es su progreso y la experiencia de aprendizaje es peor.

Específica las normas de funcionamiento entre los alumnos o tu comunidad

Es habitual y recomendable establecer unas normas de funcionamiento en especial si vas a crear una comunidad, grupo de Facebook o similar.

En el caso de los contenidos podrías añadir algo como: “estos contenidos son para tu uso personal, no debes compartirlos con otras personas”

Utiliza Copyscape

El servicio de Copyscape te ayuda a buscar copias de tu contenido o de tu página web en Internet y te protege de copias.

Usar Google Alerts

Google Alerts es una herramienta de Google gratuita que te permite introducir varios términos de búsqueda y recibir alertas a tu correo electrónico cada vez que esas palabras o frases que has indicado se publiquen en línea. Por ejemplo, puedes indicar tu nombre, título del curso o de ciertos módulos y ciertas palabras y frases que utilizas.

Crea una comunidad de fans leales

Si consigues generar una comunidad de alumnos que se conviertan en fans leales de tu producto, de tu actividad, ellos mismos se preocuparan de proteger tus contenidos y tu marca así como de informarte si ven algo raro en Internet.

Registrar el nombre de tu curso como una Marca Registrada

Si consideras que tu curso o metodología va a ser una pieza clave o fundamental de tu negocio, puede serte interesante plantearte registrar el nombre como marca registrada.  No es la opción más económica pero puede merecerte la pena en el largo plazo. Lo ideal es consultar con un experto legal especializado en marcas  y obtener su opinión sobre cuáles podrían ser sus opciones.

Incluir términos legales en tu negocio online y en tu curso online

En un plano más legal, puedes incorporar elementos de tipo legal que te ayudarán a protegerte llegado el caso.

Nota: para todos los temas legales debes ponerte en contacto con un abogado experto ya que esta información no puede ser considerada como una recomendación legal oficial.

  • Crear términos de compra y de uso de tus contenidos

Los términos de compra del producto lo puedes añadir en la página de venta del producto y también puedes indicar via email o en un primer apartado de tus cursos o de tu escuela online que los contenidos están protegidos por tu copyright. Podría ser algo como:

“Todos los contenidos están protegidos por copyright y es ilegal compartir, copiar o revender estos materiales. ”

  • Tener términos de uso y contratación en tu página web

Los términos de uso y contratación de tu negocio online son esenciales y deben estar en tu página web. Lo más recomendables es que te apoyes en un abogado especializado en estos temas (derecho nuevas tecnologías, ecommerce, negocios online) para redactar estos documentos así como la política de privacidad asegurándote que cumples la legislación vigente en tu país.

Como siempre, esto no es una protección absoluta pero además de cumplir con normativas, especialmente en España dónde tienes más burocracia que en otros países para crear negocios, disuade la tentación y te permite defenderte mejor ante posibles disputas.

 

Conclusión

Personalmente considero que la mayoría de personas solo quieren acceder a un buen contenido con un buen servicio de valor añadido (mentoring, apoyo individual, grupo mastermind) y si los tratas bien ellos mismos cuidarán de tus contenidos.

Volverse paranoico con la protección de accesos e IP s al final ni consigue protección 100% ni crea la mejor experiencia de usuario al alumno.

Mi recomendación es incorporar algunos de los consejos de la lista que son mucho más fáciles de incorporar y mucho más dificiles de copiar. Este tipo de elementos que realmente añaden valor al curso y hace que tenga más interés el acceder con la versión oficial de pago.

Y en caso de duda, contacta con un abogado. A veces,  comunicarse con la otra parte permite solucionar un problema, otras veces debes recurrir a un abogado quién puede encargarse de enviar una carta o escrito de cese y desestimiento y tratar de resolver la situación antes de tener que llegar a ir a juicio.

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies